Ir al contenido principal

Apostilla 2: Bibliotecas virtuales.


Apostilla 2: Bibliotecas virtuales.



El veintitrés de octubre del año dos mil ocho apareció publicada en el suplemento Reloj de arena del Diario NTR Zacatecas, una página que fue escrita más como una editorial que como el inicio de una sección semi-fija.
Al escribirla no pensé que el texto aparecería acompañado por una imagen. Todo el trabajo de diseño fue realizado por el equipo de diseñadores del diario y bajo la supervisión directa de Simitrio Quezada. A partir de ese momento el trabajo de revisar, corregir y además coordinar la publicación de los Libres Libros añadiría otro tanto a lo que ya estaba realizándose desde algunos meses antes, y siempre bajo su mirada concentrada y atenta.
Desconozco cómo habrá sido en su inicio el Reloj de arena. Cuando se me invitó a colaborar era ya un proyecto redondo y con un carácter muy bien definido, así que, tratando de ser congruente con lo que pensé podría ser una columna de información general, decidí que ese primer tema fuese un elogio y a la vez un repaso muy rápido de algunos servicios que aún hoy sigo frecuentando asiduamente.
Las bibliotecas virtuales han mejorado muchísimo sus prestaciones y desempeño en estos diez años. Se han digitalizado millones de libros y rescatado del olvido y la incuria valiosísimos volúmenes que antaño sólo podían ser soñados por el común de los mortales e investigadores sin los recursos económicos para viajar y hurgar entre las bibliotecas y los fondos bibliográficos de más fama y renombre.
Hoy, con una conexión decente es posible hacerse con cualquier ejemplar indexado en alguno de los motores monstruosos que sirven de esqueleto a las mayores colecciones digitales. Y para no decir más, la innovación está haciendo posible que el común de universidades tenga acceso dedicado a alguna base de datos donde pueden consultarse y descargarse para lectura en dispositivos móviles, artículos y ejemplares de revistas, ‘journals’, libros en formato electrónico, como meros préstamos que expirarán según se desee, en 1, 7, 14 o 30 días incluso.
Internet Archive está ofreciendo este servicio, aunque hay que suscribirse y agregarse a la lista de espera, para poder consultar un ejemplar con la característica de impresión bloqueada, para ser leído por un tiempo determinado. De allí que puedan encontrarse títulos recientes e insospechados, como varias novelas de García Márquez, Vargas-Llosa, críticas y estudios literarios editados y publicados en fechas recientes.
Como podrá leerse, la intención de esa primera colaboración sirvió tanto como una declaración de principios como de un plan de acción. Quizá en partes iguales los Libres Libros de a Libra trataron sobre libros impresos y leídos en el papel, como de libros escaneados o digitalizados y leídos en el ordenador. Algunos títulos los he leído en ambos formatos, como El péndulo de Foucault, que sigo releyendo de manera más o menos constante.
Las bibliotecas digitales comparten con las bibliotecas de libros impresos con papel y tinta, algunas características. La de ser adictivas es una de ellas.
Y la de proporcionar siempre un buen consejo, la sabiduría de sus contenidos y el descubrimiento de mundos infinitos es otra.
Así, antes de acometer la impresa de liberar libro tras libro, fue necesario establecer el bastión desde el cual se pelearían batallas y escaramuzas.
Esa es la razón de que en el primer espacio asignado a los Libres Libros no se hable de libros, sino de los grandes repositorios digitales donde podemos encontrarlos.

Francisco Arriaga.
México, Frontera Norte.
20 de octubre de 2018.

Comentarios

Entradas populares de este blog

'Examen de conciencia' o 'Cómo despojarse de yelmo y armadura en el fragor de la batalla, y resultar ileso en el intento'.

'Examen de conciencia' o 'Cómo despojarse de yelmo y armadura en el fragor de la batalla, y resultar ileso en el intento'. 'Examen de conciencia' es, con mucho, la propuesta más arriesgada que ha presentado hasta hoy, Simitrio Quezada. Toda obra literaria -y al escribir 'toda' incluyo, efectivamente, todo lo que cabe en un todo-, está aderezada con vivencias del escritor, del creador que exprime la memoria y logra, con la esencia que brota de ese ejercicio descarnado, dar el soporte a sus personajes y dotar con un escenario a sus historias. También, cada escritor sufre y adolece sus manías, y quizá es en la búsqueda de una sublimación de tales manías, que yace el filón mismo de donde extrae el escritor en su oficio de escribano, la materia prima que utilizará en sus obras. Hay en el acto de narrar, en el ejercicio de la memoria, una chispa divina. Ya en el Edén, Adán, el hombre de barro, nombra todas las creaturas. De esta forma, toma posesión de aquel &

16 julio 2009

Una isla sin tiempo Claroscuros barrocos En los primeros siglos de la Era Cristiana, Agustín, el santo obispo de Hipona, escribió ‘si no me lo preguntan, lo sé; si me lo preguntan, no lo sé’. Hablaba de la noción del ‘tiempo’ y la idea clara que podemos tener sobre este fenómeno físico y psicológico, tan simple que todo hombre puede opinar sobre el, y tan complejo que sólo unos pocos serán capaces de penetrar hasta sus más profundas causas, desenmarañando la increíble complejidad del problema mismo. En el Barroco Europeo, época donde se fragua la ciencia moderna y también estaban a punto de morir las grandes corrientes de pensamiento clásicas, –filosofía y cosmología aristotélico-tomista- la naturaleza del tiempo ofrecía a la vez un problema y un aliciente a las grandes potencias económicas: el insoluble y oscuro problema de las longitudes era visto como la solución a distintos problemas náuticos, y la solución automáticamente situaría a cualquier país que poseyera el secreto de la me

10 septiembre 2009

Latinoamérica: entre el humo y el licor Rafael Humberto Moreno-Durán escribió en 1994 un artículo extenso donde reseñó cierto encuentro internacional de escritores y en el cual resaltaron, hieráticos e inaccesibles, Juan Carlos Onetti y Juan Rulfo. Le puso por nombre ‘Lo que puede decirse en un ágape de esfinges’. La memoria de Moreno-Durán sobre dicho encuentro es de una viva y profunda admiración: escritores que no escriben, hierofantes profanos que beben toneles de licor, encuentro de escritores que a primera vista pareciera más un desencuentro. También nos ha quedado la reseña puntual e inmediata de otro escritor, poeta y novelista: Luis Antonio de Villena. Escribió un artículo que retrata igualmente ese episodio, resaltando curiosamente a Rulfo sin dejar de mencionar, claro está, a Onetti. En su caso, el artículo escrito llevó por título ‘Juan Rulfo y el mago silencio’, y apareció en el número 687 de los Cuadernos Hispanoamericanos, publicado en septiembre del 2007. Onetti y Rulf