martes, 26 de octubre de 2010

Una respuesta para Nina Kressova

Estimada Nina:

Busqué su dirección de correo, mas no la encontré en lado alguno. Así que no pude contestarle directamente, aunque su amabilísimo mensaje llegó sin dilación a mi buzón.

Sobre el inicio de 'Reloj de arena' es poco lo que puedo decir. Se trató de un proyecto comenzado en el año 2008, pensado como un suplemento a la edición semanal de los jueves de El Diario NTR Zacatecas. No puedo asegurarlo, mas estoy con la idea de que en su inicio contaba 4 páginas, mismas que multiplicaron hasta alcanzar el generoso número de 16.

Cuando Simitrio Quezada, excelente amigo y hermano, me invitó a colaborar, el Reloj de arena era ya un proyecto muy bien definido. Se contó con colaboraciones que iban desde la reseña literaria, la crítica cinematográfica, musical, divulgación científica y opinión política. Engarzar todo ello en una sola publicación es algo que sólo pudo conseguirse por la calidad innegable de colaboradores y responsables del proyecto.

Ya inmersos en las ediciones digitales, simultáneamente se publicaba la versión impresa, y aparecía la edición electrónica, misma que estaba disponible los jueves desde el mediodía, hasta el viernes por la mañana, cuando era reemplazada por la edición en turno. Como colaborador con la sección 'Libres libros de a libra' estuve siguiendo la aparición electrónica -mi ubicación geográfica hizo imposible que pudiese ver un solo número impreso en papel- tanto del suplemento, como el resultado gráfico de mis propias colaboraciones. Este blog obedece precisamente al deseo de 'dejar constancia' de lo escrito, anexando el formato gráfico diseñado directamente en El Diario NTR, como los documentos que enviaba semanalmente a Simitrio Quezada para su revisión, corrección y posterior publicación.

Ya entrado este año, por distintas cuestiones editoriales, administrativas y ajustes internos en El Diario NTR, el Reloj de arena como proyecto tuvo que ser sacrificado. Existen algunas ediciones digitales de números completos, mas para poder localizarlas es necesario 'navegar' por las distintas ediciones de los jueves disponibles en este enlace:


El último número apareció el jueves 11 de febrero del año en curso.

Con todo, le será posible darse una idea de la publicación visitando el siguiente enlace:


En este sitio, están disponibles 3 números en respectivos archivos .pdf: el número 50, el número 61 y el número 78.

Respecto a la inclusión del fragmento de su tesis doctoral:

Tal como indiqué en su momento, Reloj de arena incluyó una selección de artículos que, si no eran escritos por los colaboradores e invitados de la publicación, sí incluían toda la referencia literaria/bibliográfica/científica que hiciese posible identificar y adjudicar sin duda alguna al autor original de los artículos/extractos/ensayos y demás. La inclusión de su texto en 'Libres libros de a libra' se trató sobre todo de un evento fortuito, ya que en la fecha de su aparición/publicación en Reloj de Arena, por imprevistos personales no me fue posible enviar colaboración para el 14 de enero. El staff editorial consideró que el texto proporcionado por Simitrio Quezada ocuparía efectivamente el espacio destinado a mi colaboración no enviada, y apareció como 'parte' de Libres Libros de a Libra.

Y lo que en principio fue estupor y confusión se tornó admiración y respeto: su texto representa uno de los momentos más lúcidos, esclarecedores y vivos en la vida de Reloj de arena. Personalmente: me parece admirable su manera de organizar la cronología temprana de ese escritor ya emblemático, en el mínimo espacio de tres o cuatro cuartillas.

Si en su momento estuve convencido de que la aparición de su texto como si se tratase efectivamente de una colaboración de Libres Libres de a Libra no fue una mera coincidencia o azar, al leer su comentario confirmé lo que entonces sólo pude entrever: la Fortuna misma hizo posible que a través de Reloj de arena, Simitrio Quezada y su servidor pudiéramos hoy, tener contacto con la autora de un texto que en su momento nos brindó momentos deliciosos de lectura, y que hoy no deja de seguirnos obsequiando con el favor de sus comentarios.

Reciba un cordial saludo.

Francisco Arriaga.




Apostilla 5: El arte de la memoria.

Apostilla 5: El arte de la memoria. Es poco lo que puedo añadir a esta colaboración. Ambas, la del 6 y la del 13 de noviembre de 200...