Ir al contenido principal

14 enero 2010

El miércoles 13 de enero ya entrada la noche, en una larga conversación con Simitrio Quezada, comenzaron a detallarse algunas cuestiones pendientes sobre Libres Libros de a Libra. El visitante habrá podido notar que el número correspondiente al día 14 de enero de 2010 no incluye colaboración mía, sino un artículo de Nina Kressova.

Simitrio me comentó que dicho artículo aparecería en el Reloj de Arena del día 14, y por algún 'error' los editores gráficos ajustaron todo para insertarlo dentro de LLL. Al entrecomillar 'error' resalto que no creo en las coincidencias y el azar, sino que más bien confío en una fuerza oculta pero sensible que organiza las cosas de maneras que no sospechamos, aunque podemos constatar claramente en nuestra vida diaria.

La inserción de tal artículo cierra la primera serie de LLL y sirvió como puente de transición para lo que será la segunda serie de LLL, que proseguirá su publicación el próximo jueves, si mayores contratiempos no se presentan.

Aprovechando las circunstancias, también ha cambiado el dominio de este blog, que será mucho más fácil de recordar para los lectores asiduos, y da un poco más de formalidad -si es que eso es posible- a las versiones en línea e impresas de este proyecto.

De nueva cuenta, quiero agradecer a Simitrio Quezada por la ayuda invaluable, su tenacidad, empeño y también la fraternal presión que ejerce sobre LLL para que sea mejor en cada número. Su esfuerzo ha sido tan palpable que mi esposa, el día de ayer, me comentó: 'Qué bueno que Simitrio te de carrilla con LLL, gracias a eso has cambiado mucho. Antes no eras así.'

Y no puedo negar que así ha sido: Simitrio ha sido amén de mecenas y protector, el mejor lector que cualquier escritor puede desear: un lector crítico, implacable, y soberanamente justo.

A todo el equipo editorial de NTR Zacatecas, especialmente a Simitrio Quezada, Enrique Laviada y Kutzi Hernández, mi más sincero agradecimiento.

Francisco Arriaga.
México, Frontera Norte.
14 enero 2010






Derechos reservados.

Los derechos sobre la cabecera, tipografías, diseño, colores, perfiles de color, gráficos y fotografía de los artículos ya impresos pertenecen única y exclusivamente a El Diario NTR Zacatecas.

Todos los derechos sobre el texto quedan reservados a su autor.

Comentarios

Vitartis ha dicho que…
Estimado Francisco,
Acabo de encontrar esta entrada en Internet. La verdad es que la noticia sobre la publicación que menciona Usted en su mensaje también la recibí hace un par de semanas e igualmente navegando por Internet. El artículo en cuestión es un fragmento de mi tesis doctoral accesible desde la web de la Universidad de Granada. Por supuesto, no tengo nada en contra de la publicación, sino por el contrario me encantaría saber algo más del suplemento "Reloj de arena".
Gracias
Francisco Arriaga ha dicho que…
Estimada Nina:

no encontré dirección suya de correo electrónico en sitio alguno, así que me permití contestar su comentario
en este lugar.

Reciba mis saludos.

Francisco.

Entradas populares de este blog

16 julio 2009

Una isla sin tiempo Claroscuros barrocos En los primeros siglos de la Era Cristiana, Agustín, el santo obispo de Hipona, escribió ‘si no me lo preguntan, lo sé; si me lo preguntan, no lo sé’. Hablaba de la noción del ‘tiempo’ y la idea clara que podemos tener sobre este fenómeno físico y psicológico, tan simple que todo hombre puede opinar sobre el, y tan complejo que sólo unos pocos serán capaces de penetrar hasta sus más profundas causas, desenmarañando la increíble complejidad del problema mismo. En el Barroco Europeo, época donde se fragua la ciencia moderna y también estaban a punto de morir las grandes corrientes de pensamiento clásicas, –filosofía y cosmología aristotélico-tomista- la naturaleza del tiempo ofrecía a la vez un problema y un aliciente a las grandes potencias económicas: el insoluble y oscuro problema de las longitudes era visto como la solución a distintos problemas náuticos, y la solución automáticamente situaría a cualquier país que poseyera el secreto de la me

10 septiembre 2009

Latinoamérica: entre el humo y el licor Rafael Humberto Moreno-Durán escribió en 1994 un artículo extenso donde reseñó cierto encuentro internacional de escritores y en el cual resaltaron, hieráticos e inaccesibles, Juan Carlos Onetti y Juan Rulfo. Le puso por nombre ‘Lo que puede decirse en un ágape de esfinges’. La memoria de Moreno-Durán sobre dicho encuentro es de una viva y profunda admiración: escritores que no escriben, hierofantes profanos que beben toneles de licor, encuentro de escritores que a primera vista pareciera más un desencuentro. También nos ha quedado la reseña puntual e inmediata de otro escritor, poeta y novelista: Luis Antonio de Villena. Escribió un artículo que retrata igualmente ese episodio, resaltando curiosamente a Rulfo sin dejar de mencionar, claro está, a Onetti. En su caso, el artículo escrito llevó por título ‘Juan Rulfo y el mago silencio’, y apareció en el número 687 de los Cuadernos Hispanoamericanos, publicado en septiembre del 2007. Onetti y Rulf

'Examen de conciencia' o 'Cómo despojarse de yelmo y armadura en el fragor de la batalla, y resultar ileso en el intento'.

'Examen de conciencia' o 'Cómo despojarse de yelmo y armadura en el fragor de la batalla, y resultar ileso en el intento'. 'Examen de conciencia' es, con mucho, la propuesta más arriesgada que ha presentado hasta hoy, Simitrio Quezada. Toda obra literaria -y al escribir 'toda' incluyo, efectivamente, todo lo que cabe en un todo-, está aderezada con vivencias del escritor, del creador que exprime la memoria y logra, con la esencia que brota de ese ejercicio descarnado, dar el soporte a sus personajes y dotar con un escenario a sus historias. También, cada escritor sufre y adolece sus manías, y quizá es en la búsqueda de una sublimación de tales manías, que yace el filón mismo de donde extrae el escritor en su oficio de escribano, la materia prima que utilizará en sus obras. Hay en el acto de narrar, en el ejercicio de la memoria, una chispa divina. Ya en el Edén, Adán, el hombre de barro, nombra todas las creaturas. De esta forma, toma posesión de aquel &