Ir al contenido principal

Libres libros de a libra

El martes 21 de Octubre, antes del nefasto cambio de horario y casi oscurita la mañana, Simitrio me pidió que le enviara una colaboración para el suplemento 'Reloj de arena', publicado semanalmente en El Diario NTR Zacatecas. Sin mayores pretensiones le comenté que buscaría algo del blog, y le daría forma de artículo en forma para ser publicado en periódico.

Confesaré que ya tenía pensado hablar sobre las 'bibliotecas virtuales', espacios donde paso la mayor parte de mi tiempo como cibernauta, y en donde he podido encontrar verdaderas joyas que ni siquiera hubiera soñado poder leer diez años antes.

Así que la entrada quedó lista en cuestión de media hora, aunque no pude enviársela por correo ese mismo día en la mañana. A media tarde y en una 'escapada' le dije que ya estaba lista, y mandé el documento.

Tenía la idea de que el 'Reloj de arena' se publicaba el miércoles por lo que pensé que dicha entrada aparecería una semana después -haciendo cálculos con el tiempo y lo tardío de mi envío-, así que el miércoles no consulté la edición digital del diario. Casi al filo de la medianoche, Simitrio y yo conversamos largo y tendido sobre un montón de cosas pendientes, mientras veía la retransmisión de 'A palabrazo limpio' y le hacía algunos comentarios sobre el programa, me preguntó a rajatabla que qué título le poníamos a la sección.

Sugirió algo que tuviera que ver con 'libros' y 'libre'. 'Libros en libertad'. 'Librando libros'. 'Libros liberados'. Sugerí 'Libros libres', pero caímos en la cuenta que ya se nos habían adelantado y que ya hay una revista llamada 'Letras libres', así que sonaría a plagio vil.

Invertimos los términos, y Simitrio añadió el resto: 'Libres libros de a libra'.

Así, el título jugaba a la vez con el término 'libra' de peso, haciendo referencia al volumen casi monstruoso de algunos de nuestros libros predilectos, y de una manera indirecta como un indicio de 'libros a granel', o por 'libras'.

Le gustó, me gustó, nos gustó, y el título quedó.

Cuando me dijo, 'listo, ya está, al rato verás lo bien que quedó el título y lo acomodadito del texto' me fuí de espaldas. ¡Estábamos haciendo ajustes de última hora para algo que ya estaba al pie de la imprenta! El artículo sobre 'Bibliotecas virtuales' apareció impreso el jueves, con una calidad de diseño impresionante.

'Very impressive' -dicen los gringos- la capacidad y la calidad de los diseñadores encargados de realzar los textos. Del documento en el procesador de palabras al resultado final hay un proceso que no puedo ni quiero dejar de reconocer.

La semana en curso he estado dándole vueltas a la conveniencia de hacer un blog como éste. Al ser un espejo de lo que irá apareciendo publicado, puede servir de referencia para alguien, o a alguien podrá resultar por lo menos entretenido.

Así que pondré el texto, y el resultado final después de la edición, lo que se imprimió en papel.

Como sé que las cuestiones de derechos de autor y derechos de edición e impresión son asunto delicado, deslindaré como sigue lo que sigue:

Derechos reservados.

Los derechos sobre la cabecera, tipografías, diseño, colores, perfiles de color, gráficos y fotografía de los artículos ya impresos pertenecen única y exclusivamente a El Diario NTR Zacatecas.

Todos los derechos sobre el texto quedan reservados a su autor.


Simitrio, Hermano:
de nueva cuenta, mil gracias por todo.



Francisco Arriaga.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
a toda madre este nuevo emprendimiento. yo lo sigo.
Francisco Arriaga ha dicho que…
Gracias por el comentario, Mario.

Como todavía no tenía configurado mandar notificaciones al buzón de correo, no había visto lo que escribiste.

Gracias por estar al pie del cañón.

Entradas populares de este blog

16 julio 2009

Una isla sin tiempo Claroscuros barrocos En los primeros siglos de la Era Cristiana, Agustín, el santo obispo de Hipona, escribió ‘si no me lo preguntan, lo sé; si me lo preguntan, no lo sé’. Hablaba de la noción del ‘tiempo’ y la idea clara que podemos tener sobre este fenómeno físico y psicológico, tan simple que todo hombre puede opinar sobre el, y tan complejo que sólo unos pocos serán capaces de penetrar hasta sus más profundas causas, desenmarañando la increíble complejidad del problema mismo. En el Barroco Europeo, época donde se fragua la ciencia moderna y también estaban a punto de morir las grandes corrientes de pensamiento clásicas, –filosofía y cosmología aristotélico-tomista- la naturaleza del tiempo ofrecía a la vez un problema y un aliciente a las grandes potencias económicas: el insoluble y oscuro problema de las longitudes era visto como la solución a distintos problemas náuticos, y la solución automáticamente situaría a cualquier país que poseyera el secreto de la me

10 septiembre 2009

Latinoamérica: entre el humo y el licor Rafael Humberto Moreno-Durán escribió en 1994 un artículo extenso donde reseñó cierto encuentro internacional de escritores y en el cual resaltaron, hieráticos e inaccesibles, Juan Carlos Onetti y Juan Rulfo. Le puso por nombre ‘Lo que puede decirse en un ágape de esfinges’. La memoria de Moreno-Durán sobre dicho encuentro es de una viva y profunda admiración: escritores que no escriben, hierofantes profanos que beben toneles de licor, encuentro de escritores que a primera vista pareciera más un desencuentro. También nos ha quedado la reseña puntual e inmediata de otro escritor, poeta y novelista: Luis Antonio de Villena. Escribió un artículo que retrata igualmente ese episodio, resaltando curiosamente a Rulfo sin dejar de mencionar, claro está, a Onetti. En su caso, el artículo escrito llevó por título ‘Juan Rulfo y el mago silencio’, y apareció en el número 687 de los Cuadernos Hispanoamericanos, publicado en septiembre del 2007. Onetti y Rulf

'Examen de conciencia' o 'Cómo despojarse de yelmo y armadura en el fragor de la batalla, y resultar ileso en el intento'.

'Examen de conciencia' o 'Cómo despojarse de yelmo y armadura en el fragor de la batalla, y resultar ileso en el intento'. 'Examen de conciencia' es, con mucho, la propuesta más arriesgada que ha presentado hasta hoy, Simitrio Quezada. Toda obra literaria -y al escribir 'toda' incluyo, efectivamente, todo lo que cabe en un todo-, está aderezada con vivencias del escritor, del creador que exprime la memoria y logra, con la esencia que brota de ese ejercicio descarnado, dar el soporte a sus personajes y dotar con un escenario a sus historias. También, cada escritor sufre y adolece sus manías, y quizá es en la búsqueda de una sublimación de tales manías, que yace el filón mismo de donde extrae el escritor en su oficio de escribano, la materia prima que utilizará en sus obras. Hay en el acto de narrar, en el ejercicio de la memoria, una chispa divina. Ya en el Edén, Adán, el hombre de barro, nombra todas las creaturas. De esta forma, toma posesión de aquel &